Las personas obesas pueden desarrollar más fácilmente una forma grave de covid-19, todo un reto para los sistemas de salud.